Tres pasos para mejorar la productividad de tu restaurante

Gestionar un restaurante si duda es no es tarea fácil, ya que requiere de una dedicación 100% si queremos lograr cumplir los objetivos planteados. En nuestro Post de hoy queremos traerles tres puntos que serán de gran ayuda a la hora tomar decisiones mas acertadas. 

1. Cómo administrar un restaurante: Evita el efecto pasillo.

Cuántas veces te ha pasado que te diriges a realizar una tarea como, por ejemplo:

  • Hacer un pedido
  • Agendar una reunión con un nuevo proveedor
  • Mirar las reservas para esta noche

Y en el trayecto se te «cruza» alguien del equipo y te dice: ¿Me das 2 minutos que necesito comentarte algo? Ya sabemos que esos 2 minutos en realidad serán al menos 15.

Si además le sumamos que miras tus notificaciones del móvil, recuerdas que debes llamar a tu hermana … seguramente ya te has desviado de tu objetivo en unos 30 minutos. Cuando quieres volver a la tarea pendiente, otro integrante de tu equipo te pide los mismos 2 minutos para solucionar contigo una incidencia del día de ayer…

¿Te parece conocido este efecto pasillo? Mi recomendación es que cuando vayas a realizar una tarea, sigue caminado, no te detengas.. ¡Persigue tu objetivo hasta el final del pasillo! Porque, aunque te parezca exagerado, cada día pierdes horas en estas interrupciones.

Sabes cuando pierdes tiempo en tu negocio, pierdes productividad y dinero?

La mejor manera de atender a tu equipo y recoger sus peticiones es en reuniones o briefings antes del servicio.

2. Cómo administrar un restaurante: Divide tu trabajo

Seguro que has escuchado la frase:

Divide y vencerás. 

Divide y vencerás hace referencia a un refrán que implica resolver un problema difícil, dividiéndolo en partes más simples tantas veces como sea necesario, hasta que la resolución de las partes se torna obvia.

Al final la solución del problema se construye con las soluciones encontradas en cada parte del mismo.

Veamos un ejemplo. Problemas habituales en tu negocio:

  1. No subo las ventas ni atraigo clientes
  2. Trabajamos muy lento y el día a día es un caos

Soluciones dividiendo los problemas.

  1. No subo las ventas ni atraigo clientes. Aquí tendrías que separar en ventas primero y luego en clientes. 

1.1 Ventas:  Analiza todo lo que estás haciendo para aumentarlas.

¿Haces venta sugerida?

¿Tienes formado a tu personal para ello?

¿Comunicas visualmente?

¿Vendes los productos que tus clientes quieren comprar? etc.

1.2 Clientes: Reflexiona y analiza:

¿Has hecho una segmentación de clientes adecuada?

¿Intentas abarcar demasiados clientes y por ende no captas el interés de ninguno en particular?

¿Son bien atendidos tus clientes cuando entran en tu negocio?

¿Has creado metodologías de atención al cliente? etc.

  1. Trabajamos muy lento y el día a día es un caos. En este punto el tiempo de servicio y el caos se soluciona con organización.

¿Tienes procesos definidos?

¿La operativa de tu negocio es sencilla y entendida por todo tu personal?

¿Intentas de alguna manera ver cuáles son los cuellos de botella que tienes  cada día?

Cuando detectas estos atascos.. ¿cómo los solucionas? etc.

En estos dos ejemplos te quiero mostrar que tener grandes problemas se solucionan a través de análisis más pequeños.

3. Fíjate metas claras y medibles.

No es lo mismo decir: Quiero aumentar las ventas de mi restaurante. A decir, con los cambios que estoy haciendo espero subir en el siguiente trimestre el 10% de mis ventas.

No es lo mismo pedirle a tu equipo;  ¡Vende más! No me vendes nada. En cambio un objetivo claro y medible es pedirles: Cada día se van el 50% de tus mesas sin pedir postre ni café. Hoy te voy a pedir que mejoremos este ratio y que a TODAS las mesas que atiendas les sugieras nuestros postres caseros y a final del día veremos cómo ha mejorado.

No pidas metas intangibles a tu equipo de trabajo, por que ellos no los verán reales, en cambio en cuanto les pones cifras y tiempos el objetivo se vuelve concreto y más motivante. 

Fuente. Marketing Gastronómico