Como mejorar las ventas de tu restaurante de cara a la competencia.

Es demasiado complejo poder determinar en 15 segundos si la primera impresión de un cliente ha sido buena o mala. Podemos decir que es como aquella primera cita a la cual vas con gran ilusión, y te encuentras con que tu compañía te aburre de tanto hablar. Y por si fuera poco decides  ir al baño, pero al hacerlo, choca con el camarero que acaba tirando encima de ti una copa de vino. Y claro, a tu camisa blanca no le hace ninguna gracia.

Algo similar sucede cada vez que un cliente te visita, lo que siente es casi como una primera cita. Va cargado de expectativas, puede que le hayan hablado de tu restaurante y seguro que está entre el 80% de personas que buscan información sobre el restaurante en Internet antes de visitarlo pero tiene la esperanza de que sea aún mejor.

Impresionar a primera vista.

Sal a la calle. ¿Cuántos restaurantes puedes ver? ¿Y en la zona? Seguro que más de los que cuentas con los dedos de una mano, y de dos. Ante tantas posibilidades, tus clientes estudiarán bien las opciones antes de decidir. Y es por eso que más que nunca debes destacar, llamar su atención y ganártelos. Cuando hablamos de destacar, nos referimos a conseguir diferenciarte, a sobresalir del resto. Ofrecerles una experiencia tan buena que siempre seas su referente al visitar otros sitios.

Es verdad que haces un gran esfuerzo por ser el mejor aunque a veces te da la sensación de que no obtienen tantos resultados como esperabas. Y eso puede deberse precisamente a que has conseguido hacerlo bien pero te falta ese valor agregado que aporta lo innovador.

Es por ello que te proporcionamos tres aspectos fundamentales si quieres lograr ese diferenciador de la competencia.

1. Cartas para niños:

Lamentablemente, los niños son una parte olvidada de nuestros clientes. La mayoría de restaurantes se centran en los adultos y se dirigen sólo a ellos. Sin embargo, recuerda que lo primero para los padres son sus hijos y fíjate en el poder de los más pequeños: son los primeros en elegir qué comer y en decidir muchas veces dónde. Es fundamental brindar una carta adaptada para ellos que te contribuya a posicionar tu marca. Además, es aconsejable obsequiar un pequeño pack de diversión, con lápices de colores, dibujos para colorear y juegos recortables.


Recuerda que la formula:

Niños felices + Padres Agradecido = Clientes que repiten


2. Uniformes:

Dar una buena impresión también tiene mucho que ver con la ropa de trabajo.

Piensa que al cuidar la imagen de tu equipo cuidas también la imagen de tu restaurante. Y el uniforme es también una parte de tu estrategia de marketing y de tu identidad como empresa.

Para encontrar ropa de trabajo adecuada ten presente que:

  •  Los uniformes demasiado elegantes y clásicos pierden más fuerza cada día
  •  La estética deber ser coherente con el estilo de tu negocio
  •  La comodidad es importante. Nadie quiere trabajar muchas horas con ropa difícil de llevar.

Los uniformes casuales son tendencia y te dan una muy buena diferenciación de otros restaurantes.

3. Branding:

Este término anglosajón que tanto se utiliza, no es otra cosa que todos los elementos que componen tu marca. Lo que la diferencia de las demás y la hace única.

El logo, la carta, los colores que utilizas para el diseño, el packaging o los envases en los que presentas tus productos, uniformes del personal, los valores que queréis transmitir… etc. Todo debe de ser un solo conjunto previamente desarrollado.

Con la llegada de las nuevas tecnologías profesionales de la hostelería a los cuales se les consulto de la relevancia de contar con una página web para su establecimiento el 87%  manifiestan que es fundamental en su día a día, ya que les permite llegar a de manera inmediata a sus clientes.  

Seguramente has escuchado alguna vez que “los detalles marcan la diferencia” y el branding es ese gran detalle que muchos restaurantes pasan por alto. Porque un branding potente no solo te hace destacar sino ser fácil de recordar para tus clientes.

Consigue que tu marca sea más fuerte. Un buen  packaging ayudara a que tu marca gane posicionamiento día a día. Por eso, si la imagen de tu restaurante se ve reforzada con un buen diseño de packaging, no solo conseguirás destacar del resto sino que tus clientes valorarán tu esfuerzo por querer agradarles.

Te resistirías a subir una foto a tus redes sociales para que todos lo vieran, la verdad es que no…

Ten en cuenta que tu marca, tu restaurante, es algo más que un sitio bonito donde se come bien. Absolutamente todas sus partes tienen un pedacito de ti y de tu equipo, de vuestros sentimientos y valores más esenciales. Y el packaging no escapa a esto. Es más, es otra vía para expresarlos y conectar con gente que piensa y siente como tú.

Recuerda, los cambios, por pequeños que sean, pueden tener un gran impacto en tu marca y en tus ventas, un alto porcentaje de los clientes valoran el esfuerzo que hacen los restaurantes por ser diferentes y querer darnos una experiencia única. Y con estos tres ejemplos de diferenciación lo conseguirás. Además, esto solo es el principio, porque puedes hacer mucho más para ganarle la batalla a tu competencia. Lo importante es empezar.

Fuente. marketing gastronómico