Como llevar a buen puerto el trabajo y la vida familiar

La dinámica actual en el modelo de empleo ha ocasionado grandes cambios en al momento de compaginar la vida laboral con la vida familiar. Anteriormente la mujer se encargaba de prácticamente todo lo que tenía que ver con las actividades del hogar. Sin embargo, la incorporación de la mujer a la vida laboral sumado a un importante cambio sociológico con el envejecimiento de la población, que las parejas se casan más tarde, o el incremento de las familias mono parentales debido al aumento de los divorcios ha fomentado que se necesite otra organización en los hogares españoles.

Hoy en día, la vida laboral de cada uno de los miembros de la pareja o del hogar termina absorbiendo la personal y, en consecuencia, también la de la familia. Más aún en vacaciones, que los niños no tienen colegio ni actividades extraescolares. Si esto no se evita, las discusiones y el estrés se pueden apoderar del ambiente familiar alejándose de la idea de felicidad.

Es por ello necesario buscar la manera de encontrar una fórmula que permita trabajar pero a su vez compaginar de la mejor manera la vida familiar para sí lograr un ambiente adecuado en el hogar.

Planifica tus actividades. Crea un calendario y planifica las actividades, tanto del trabajo como del hogar y el tiempo libre.

El teletrabajo es la mejor opción. En lo posible, opta por empleos que permitan elegir turno o hacer cambios con otros compañeros de trabajo e, incluso, que apuesten por el teletrabajo. Cuanta más flexibilidad, mejor, para todos los miembros del hogar.

Rodéate de profesionales que te ayuden a externalizar determinados servicios. Busca profesionales que realmente te ayuden a conciliar para poder dedicar gran parte de tu tiempo al trabajo y contrata siempre priorizando el servicio que más necesitas. Por ejemplo: cuidado de niños, cuidador de mayores o el servicio doméstico, etc.

Delega responsabilidades de organizar el funcionamiento y las tareas del hogar con tu pareja e, incluso, con tus hijos si son mayores, Involúcralos en todas las actividades del hogar.

Busca la ubicación adecuada. Si estás pensando en cambiar de vivienda, prima que esté situada en zonas con todos los servicios cerca (colegio, guardería, centro médico, parque de juegos para niños, residencia de mayores, academias, etc.) para evitar largos desplazamientos. Y, si tienes posibilidad, establece tu vivienda en un área cercana al trabajo. De este modo, evitarás perder el tiempo en largos desplazamientos.

Saca el mayor beneficio a  Internet. Intenta realizar desde casa todos los trámites o gestiones que sean posibles, siempre será más fácil, cómodo y, sobre todo, rápido. Por ejemplo, hacer la compra por internet, contratar profesionales de confianza, pagar impuestos, controlar las cuentas bancarias, etc.

En periodos vacacionales, como las Navidades, busca personal a domicilio que te ayude o actividades que te queden cerca de casa para que puedas manejar mejor los tiempos del día a día.

Organiza tu tiempo laboral.  No puedes pasarte todo el día trabajando y, por supuesto, no te lleves trabajo a casa. Es importante priorizar. El trabajo es importante pero aspectos como la salud o el cuidado de los hijos, lo son más. ¡Ten lo en cuenta!

Prioriza las cosas aprende a diferenciar las cosas que son urgentes, que no pueden posponerse en el tiempo, de las que son importantes pero que pueden realizarse a posteriori.

Para terminar  es fundamental canalizar todas las emociones y no te sientas culpable si no llegas a todo, tanto en el trabajo como en casa. (Leer +)