El té verde previene la obesidad, la inflamación y mucho mas….

Un estudio de la Universidad Estatal de Ohio en ratones confirma los beneficios de las infusiones con esta planta ya que podrían estimular el crecimiento de bacterias intestinales beneficiosas.

El consumo de té verde podría ser beneficioso para combatir la obesidad y mejorar varios biomarcadores inflamatorios relacionados con la mala salud. Al menos esa es la conclusión a la que han llegado un grupo de expertos de la Universidad Estatal de Ohio tras un experimento realizado en ratones a los que se administró una dieta que contenía un 2 por ciento de extracto de té verde.

Los beneficios percibidos en la investigación, publicada en el ‘Journal of Nutritional Biochemistry’, parecen derivarse de una mejor salud intestinal, que incluye microbios más beneficiosos en los intestinos de los ratones y menos permeabilidad en la pared intestinal, una condición que generalmente se conoce como ‘intestino permeable’ en las personas.

Es decir, el té verde podría estimular el crecimiento de bacterias intestinales buenas que previenen la obesidad, la inflamación y otros factores de riesgo metabólicos. No en vano, su consumo ha ido aumentando paulatinamente y las infusiones de té verde están a la cabeza entre las bebidas más consumidas, en parte, por los beneficios que aporta al organismo. De hecho, su contenido en catequinas, una serie de polifenoles antiinflamatorios, se ha relacionado con propiedades anticancerígenas y un menor riesgo de enfermedad cardíaca y hepática.

Por ello, los investigadores de la Universidad Estatal de Ohio, además de contrastar los resultados obtenidos en ensayos clínicos con personas, han puesto en marcha otro estudio para dilucidar los beneficios potenciales del té verde en personas con alto riesgo de diabetes y enfermedades del corazón.

Dosis de té verde

El consumo de té verde en el experimento sería equivalente a aproximadamente 10 tazas de té verde durante el día para una persona. “Puede parecer mucho té, pero no es muy inusual en ciertas partes del mundo“, concluye Richard Bruno, autor principal del estudio y profesor de nutrición humana en la Universidad Estatal de Ohio.

Fuente: www.as.com – deporte y vida.