Los ‘Angry Birds’ reestructuran su negocio.

En el panorama tecnológico que impera, lo efímero es lo habitual. Las empresas alcanzan su punto álgido y se estrellan sin tiempo para digerirlo, un fenómeno que ahora ha quedado plasmado con Rovio Entertainment, los creadores de Angry Birds. Hace cosa de tres años el furor por el videojuego era imparable, pero hoy la fiebre parece haberse calmado y la consecuencia han sido despidos, 260 en total, más de un tercio de su plantilla.

Así lo ha anunciado la compañía con sede en Finlandia, una medida que llega tras los recortes de personal que se produjeron a finales de 2014, ya con las descargas y los ingresos por el juego en franco retroceso. Los ingresos de Rovio descendieron un 9% en 2014, con las ventas de juguetes y todo tipo de ‘merchandising’ alrededor de los pájaros rojos cayendo de forma estrepitosa hasta un 43,4%.

Tan sólo el incremento en el consumo de sus videojuegos para móviles, de un 16,3%, ayudó a paliar un tanto la situación. De ahí que la estrategia a partir de ahora sea clara, según anunció el presidente de la compañía, Pekka Rantala. “En nuestra actual situación financiera, debemos poner el énfasis en lo que hacemos mejor: en crear magníficas oportunidades de juegos, en crear una increíble película de animación, y en complacer a nuestros aficionados con grandes productos”.

Una película basada en el videojuego

Rantala se refiere a la cinta basada en su videojuego más popular, que en total ha sido descargado más de 3.000 millones de veces a través de distintas plataformas. Es, de hecho, el juego más descargado de la historia en su categoría, el ‘freemium’ que tantos puestos de trabajo ha ayudado a crear en Sillicon Valley y otras partes de Estados Unidos.

Está previsto que el largometraje se estrene en mayo del año que viene, desarrollado y producido enteramente por la compañía finlandesa, pero con la colaboración de Sony Pictures Imageworks para la parte animada. Usando el aparato hollywoodiense esperan hacer caja mientras mantienen el optimismo por su último juego, Angry Birds 2, que logró superar los 50 millones de descargas en su primer mes en el mercado.

El problema es que no ha logrado despegar financieramente pese a su buena acogida inicial. En EEUU, el mercado clave para esta clase de iniciativas, está situado en el puesto 58, según la tienda virtual de Apple, a años luz de Game of War, en el primer puesto, o de Clash of the Clans, Candy Crash Saga y Candy Crash Soda Saga, los grandes dominadores del mercado durante meses.

De ahí la nueva oleada de despidos, que en principio no afectarán a las operaciones en EEUU -incluyendo el personal encargado de trabajar en la película- y en Canadá. La amenaza se cierne ahora sobre las oficinas de Finlandia, Shanghai, Estocolmo, Londres y Tokio, a la espera de que la nueva estrategia ayude a detener la hemorragia. No corren buenos tiempos para los pájaros furiosos.

Fuente. El mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *