Crisis en al frontera.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se ha desplazado hasta la localidad de Cúcuta, en la frontera con Venezuela, donde ha acompañado la asistencia humanitaria a los colombianos deportados desde el país vecino, aprovechando la ocasión para decirles que su Gobierno «les quiere y les escucha», según informa el diario «El Tiempo».

El motivo del desplazamiento ha sido un ataque de supuestos paramilitares colombianos a soldados venezolanos, que ha provocado la orden por parte del Gobierno de Nicolás Maduro de cerrar la frontera entre ambos países, a lo que han seguido deportaciones masivas deciudadanos colombianos.

Santos ha dado la bienvenida a quienes han tenido que regresar forzosamente a Colombia y les ha prometido el mejor trato posible.

«Bienvenidos a Colombia, bienvenidos a su patria, aquí sí les queremos, aquí sí les recibimos, ustedes no son deportados, son colombianos», ha dicho el mandatario colombiano a algunos de los más de 1.000 ciudadanos deportados.

La intención de Santos es conocer de primera mano las condiciones en las que su Gobierno está atendiendo a estas personas.

El jefe de Estado colombiano ha hablado con las víctimas de la deportación y ha asegurado que su Gobierno está trabajando parasolucionar la situación. Asimismo, ha indicado que «ya hay unos camiones listos» para ir a recoger todos aquellos enseres que no pudieron llevar consigo. «Solo estamos esperando que se confirme el visto bueno de las autoridades venezolanas», ha apostillado.

Santos ha viajado hasta la zona con varios ministros y altos cargos de Protección Civil, junto a los cuales está liderando las labores humanitarias en los albergues instalados en la frontera para atender a los recién llegados desde Venezuela.

Según cifras oficiales, recogidas por ‘El Espectador’, 1.085 colombianos han sido deportados, de los cuales 608 han sido a albergues –tanto en Cúcuta como en Villa del Rosario–, mientras que el resto se está quedando con amigos o familiares.

fuente. abc.

Leave a Comment