Las 10 tapas españolas más populares.

La gastronomía española es sin duda una de las más apetecidas a nivel mundial. Su amplia variedad de presentaciones y esa fusión de sabores la hacen única.

Entre la amplia variedad de productos gastronómicos encontramos las “tapas” conocidas en el País Vasco con el nombre de pinchos, las cuales se pueden encontrar en los diferentes bares de toda la geografía española.

Las hay desde fáciles, rápidas y baratas hasta las más elaboradas para un público más gourmet. Si quieres un entrante típico en España, opta por esta selección de las 10 mejores tapas españolas que hemos seleccionadas con la ayuda de expertos culinarios.

 Tortilla de patata.

La tortilla de patatas también es conocida como tortilla española, ya que es uno de los platos más clásicos de la cocina española. Consiste en una tortilla (huevos batidos) con patatas y cebollas, siendo estas últimas un ingrediente opcional. Hay quien le añade levadura durante su preparación para que el resultado sea una tortilla más gruesa, alta y esponjosa.

Muchos bares de tapas de Madrid sirven la denominada tortilla brava, que incluye la misma salsa picante de tomate que se emplea en las patatas bravas. Si buscas dónde tapear en Madrid, te recomendamos ir a algún sitio donde se sirva este rico aperitivo.

 Boquerones en vinagre.

Los boquerones en vinagre son una tapa típica especialmente al sur de España, es decir, en Andalucía. Se trata de lomos limpios de boquerón marinados en abundante vinagre, ajo y perejil.

Antes de servirse, se deben mantener bañados en el vinagre como mínimo 6 horas en reposo, de manera que los lomos pasarán de tener un color marrón a hacerse blancos conforme el vinagre va haciendo efecto.

Una vez pasadas estas horas, se escurren y se sirven fríos con abundante ajo picado, perejil y aceite de oliva. Los boquerones en vinagre son una de las tapas que más pueden verse en las bandejas de las barras de los bares españoles.

 Salmorejo cordobés.

El salmorejo cordobés es una tapa típica de Córdoba, Andalucía, tal y como su propio nombre indica. Se trata de una crema o puré que se puede tomar como tapa o también como plato principal o entrante.

Se elabora a partir de migas de pan trituradas, las cuales reciben el nombre de majado o telera, a las que se les añade ajo, aceite de oliva, sal, tomates y vinagre. Es habitual servirlo con virutas de jamón, picatostes o trozos de huevo duro en la superficie.

 Pimientos del piquillo.

Los pimientos del piquillo o de piquillo son una variedad de pimiento que se produce en la Comunidad Foral de Navarra (España), más concretamente en la región de Lodosa.

Su forma es triangular y no demasiado grande (unos 7 cm de largo) y son de color rojo intenso. Como tapa, se sirven asados y cubiertos de aceite y sal. Existen variantes en las que se rellenan con bonito, carne, tortilla de patata o pescados azules

 Ensaladilla rusa

La ensaladilla rusa, también denominada ensalada Olivier, es un plato típico de Rusia, de ahí su nombre. Su ingrediente base son las patatas y el resto de ingredientes varían según regiones.

Por lo general, no suelen faltar el atún y los huevos cocidos. También hay variantes que incluyen gambas, pollo, guisantes, palitos de cangrejo, aceitunas, pimientos, etc.

El nombre de ensalada Olivier se debe a su creador, Lucien Olivier, un chef de reconocido prestigio en Moscú (Rusia), quien hizo el primer plato de ensaladilla rusa en el año 1860 en su restaurante denominado Hermitage.

Esta tapa es también muy popular en México y el Cono Sur. Se toma fría.

 Jamón ibérico.

El jamón ibérico es un clásico del tapeo español y la gastronomía española en general. Existen diferentes variedades, siendo la de mayor prestigio el  conocido jamón de pata negra, el cual procede del cerdo ibérico alimentado de bellotas. A menudo, esta variante de jamón se considera un lujo gastronómico y se utiliza en la cocina gourmet.

La calidad del jamón ibérico se mide según la pureza en la raza del animal; de este modo, para considerarse jamón ibérico como tal, debe contener un mínimo del 50% de pureza. Aparte del jamón ibérico de pata negra o de bellota, existen otras variantes, de calidad más baja: jamón ibérico de cebo, jamón ibérico de cebo campo y jamón ibérico de recebo.

 Patatas bravas.

Las patatas bravas o, simplemente, bravas, son una tapa especialmente conocida en toda España y que no puede faltar cuando se come o cena de tapas. Esta tapa es muy fácil de preparar, ya que consiste en patatas cortadas en forma de dado que se fríen en aceite y se sirven acompañadas de salsa de tomate picante y ajoaceite o alioli. Se sirve caliente. Además de ser fácil de preparar y muy económico, este plato es apto para personas vegetarianas.

Queso manchego.

El queso manchego está protegido con la denominación de origen de La Mancha. Es un tipo de queso elaborado con leche de oveja de raza manchega. Se trata de un queso graso, de consistencia firme, compacto y de color marfil-amarillento.

Está cubierto por una corteza dura que puede ser de color amarillento o bien verdoso o negro, según la marca. Habitualmente, se toma acompañado de jamón ibérico.

Migas de pastor.

Las migas de pan, migas ruleras o migas de pastor se elaboran con trozos procedentes de la parte blanda y esponjosa del pan, es decir, la parte de dentro. Esta tapa se considera un plato típico de los pastores, ya que antaño las elaboraban con las sobras del pan duro y, en la actualidad, se siguen haciendo de esta forma.

En el sudeste de España, se elaboran con migas de harina. Son típicas del interior de España, en particular de La Mancha, los Montes de Toledo, la Jara, Murcia y Castilla y León. Se acompañan con una gran variedad de alimentos salados como huevos fritos, chorizo, longanizas, pimientos fritos, sardinas, etc. En realidad, el origen de este plato es el cuscús magrebí.

Croquetas.

Las croquetas son, en realidad, un plato típico de Francia, pero que actualmente son populares en España, Sicilia y Países Bajos. Cada croqueta no es más que una porción de masa rellena de una pasta hecha de varios ingredientes, entre los que nunca falta la bechamel, la cual proporciona espesor a la mezcla.

Una vez rellenas, se rebozan en huevo y pan rallado y se fríen en aceite abundante y muy caliente. Se les da forma redonda u ovalada. La masa puede elaborarse con pequeños trozos de jamón, pollo picado, pescado (habitualmente bacalao), espinacas, pasas, piñones, queso, gambas…

Hay infinidad de variedades en el relleno de las croquetas. Existen variantes de las croquetas en diferentes culturas, a saber: la cocina japonesa las denomina korokke y la holandesa kroket. En Alemania y Bélgica son muy populares las que van rellenas de patata.  (Leer +)