LA IMPORTANCIA DE LOS IDIOMAS EN EL ENTORNO EMPRESARIAL ACTUAL.

No hace mucho un amigo me contaba cómo el comercial de una empresa española casi fue el causante de dar al traste con una operación de miles de euros. Hizo un pedido a una fábrica del norte de Europa, que se lo envió tal y como él especificó. Pero algo falló en la comunicación: el pedido llegó a España incompleto y de un color inesperado. No había tiempo de dar marcha atrás. ¿La solución? Repintar y completar las piezas subcontratando a otra empresa española, con tal de poder servir al cliente dentro del plazo acordado. Ya no hablamos de las mismas calidades, claro está.

Escuchando este tipo de anécdotas es fácil suponer cómo algunos trabajadores se acaban viendo entre la espada y la pared comunicándose en un idioma que no es el suyo, en el que no están formados, con el que no se sienten seguros, pero que es la única herramienta de la que disponen, aunque sea insuficiente, para expresarse con un mínimo de exactitud y para acceder a toda la información necesaria. Es más que probable que cuando fueron contratados no hablaran inglés, o tuvieran un nivel bajo o intermedio del idioma, y hayan tenido que aprenderlo a marchas forzadas, con las consecuencias que esto acarrea.

Hace varias décadas, la empresa española no necesitaba otro idioma que el castellano.

En torno al año 1968 no era necesario hablar más que el castellano… pero a lo largo de mi vida laboral me di cuenta de que había que aprender a hablar inglés… teníamos clientes que eran extranjeros, venían correos en inglés… era una necesidad. (S.G.M., banca)

Pero el panorama hoy día es muy diferente. La lengua inglesa se ha ido haciendo progresivamente más necesaria en el ámbito empresarial y comercial europeo, hasta tal punto que ha llegado a convertirse en el equivalente a una lingua franca, una herramienta absolutamente imprescindible. No es casual que en los últimos años cada vez más empresas no anglófonas (por ejemplo, Airbus, empresa franco-alemana) hayan adoptado el inglés como su lengua oficial corporativa. Así, lo que en otro tiempo fueran los correos electrónicos, hoy se hace extensivo a todo tipo de documentos de empresa: procedimientos, presupuestos, documentación técnica, impresos de exportación, planos, normas, etc. Casi todo se redacta en inglés y, como consecuencia, se demanda un alto conocimiento del idioma, tanto oral como escrito.

En el último año he estado haciendo más proyectos con el departamento creativo y ahí sí que me he notado que a la hora de explicar una idea o de traer ideas a la mesa o de reuniones online, se nota que no es tu idioma y que sería una ventaja hablarlo mejor de lo que lo hablo. (…) Es muy importante entenderte y poderte comunicar bien y fluidamente. (…) Si quieres salir fuera del mercado laboral español, necesitas el inglés. (S.G.D., Diseñador de Animación Sénior)

Es prácticamente imposible alcanzar un dominio óptimo del idioma en un corto plazo de tiempo, por mucho que algunos nos quieran convencer de lo contrario. Lo que ocurre en muchos casos es que el trabajador llega a la empresa con un nivel de inglés más o menos alto, pero frecuentemente sin acabar de pulirlo y enriquecerlo con una estancia suficientemente extensa en un país de habla inglesa. Es decir, no han tenido la ocasión de comprobar su nivel real fuera de un contexto académico. O, en otros casos, lo que ocurre es que no pueden aplicar su ingles medio/alto a contextos de un uso del habla más específica, más técnica.

Si queremos ser competitivos en el mercado exterior, a nivel de destrezas comunicativas, debemos contar con la capacidad de interactuar con otras personas, nativas inglesas o no, en ese idioma, y de poder hacerlo con la mayor naturalidad, con un vocabulario lo más extenso y siendo muy conscientes de las peculiaridades culturales. Esto no se consigue ni en quince días, ni en seis meses.

Mi recomendación a la gente joven: que aprenda un idioma, aparte del español, y si puede aprender dos, mejor que uno. Lo van a necesitar. España ya se ha quedado muy pequeña. Hay que salir al extranjero, aprender, ver mundo y relacionarse con el mundo. (S.G.M., banca) (leer el articulo completo) 

Por. Victoria Quiñonero Moreno.  Profesora  de   inglés en Escuela Oficial de Idiomas. EOI ALBACETE

 

Leave a Comment