Generar confianza en la red, la base del éxito

En entorno digital, ha revolucionado el modus operandis de miles de empresas en el mundo. La aparición  de las nuevas tecnologías han permitido llevar a cabo una dinámica de trabajo diferente al modelo tradicional, en la cual existía un trato directo cara a cara entre cliente y empresas, creando un lazo  de confianza en el cual participan  ambas partes.

Este modelo de gestión ha ido cambiando a pasos gigantescos todos los procesos, tanto productivos, administrativos como los  comerciales,  que se han beneficiado de manera directa de todas estas herramientas. La digitalización ha permitido afianzarse en este nuevo entorno gracias a que permite llegar a miles de usuarios, pero esta opción no siempre es beneficiosa ya que obliga  a las marcas a emplearse a fondo si quieren de nuevo atraer  la confianza de los consumidores.

Ganarse de nuevo la confianza de los usuarios.

Es sin duda lo más importante para cualquier empresa del siglo XXI. Ganarse la confianza de la comunidad de la red. Contar con una buena reputación Online es sinónimo de garantía a la hora de vender nuestros productos o servicios.

Este aspecto es uno de los temas de mayor relevancia en el entorno digital, de qué manera esto está afectando al modo en que los consumidores ven el mundo. Publicar noticias  falsas se ha puesto de moda, ya que su impacto ha sido enorme, como lo hemos observado en las pasadas elecciones estadounidenses, por tal motivo las han puesto en el centro del huracán. Lo que primero se vio como una suerte de curiosidad se ha convertido en una cuestión seria y considerada, especialmente ahora que la cuestión ha dejado de ser simplemente un elemento para los análisis y se ha convertido en material de preocupación directa.

Este fenómeno ha logrado que las marcas empiezan a estar muy preocupadas por esta cuestión y por el impacto que las noticias falsas pueden tener. Sin tregua ya se han puesto en marcha diferentes correctivos tanto por las empresas encargadas de alojar este tipo de contenidos como por parte de las mismas marcas quienes ya están desarrollando diferentes planes de choque para contrarrestar esta acción que puede venir directamente de personas sin escrúpulos que lo único que buscan es hacer año en un entorno puntual, o por la competencia. Pero lo cierto es que la cuestión es mucho más compleja que todo esto.

La clave de lo que está pasando y el efecto que tendrá en las dinámicas informativas va mucho más allá del que se publique cualquier cosa por la red y que esta circule como una verdad incuestionable. En verdad, lo que está en juego no solo es credibilidad de un producto o servicio. Lo que está en juego es todo el contorno de una empresa, la confianza, la cual una vez perdida requiere de un doble esfuerzo para  ganarla de nuevo.

Y para las marcas esta es una  situación demasiada compleja, ya que perder la confianza del consumidor  es un problema muy grave, teniendo un efecto muy negativo en la estrategia de comunicación de la marca. Ese no es, además, el único problema y las marcas están siendo penalizadas de un modo mucho más complejo por lo que está ocurriendo en la era de la ‘post-verdad’.

A por la confianza del consumidor.

Se estima que el año 2017, empezará de nuevo por parte de todos los medios de comunicación y las marcas a ganarse nuevamente la confianza de los consumidores/usuarios. Todos tendrán que hacer un esfuerzo para volver a los primeros lugares de una forma sólida frente a todos.

Los medios tendrán que recuperar el terreno perdido en medio del boom de las noticias falsas y se convertirán en una especie de víctimas de lo de ‘pagan justos por pecadores’. Para las marcas, las cosas serán mucho más complejas. Por un lado, no tendrán más remedio que posicionarse en un mundo en el que las cosas han perdido la credibilidad y en el que, en general, se ha implantado la desconfianza.

Por otro lado, tendrán que pagar el cierto descontrol y el papel que ellos han tenido en esas noticias falsas. Cómo han ido demostrando los análisis sobre quién y por qué publica noticias falsas, las intenciones de esos editores de mentiras era simplemente el ganar dinero, y para hacer esto se necesita usar la publicidad.

Hay portales web donde las noticias falsas abundan, anuncios que veía los consumidores y que daban clic a estos. De este modo indirecto, las marcas lastraron su imagen y su presencia, asociándose a uno de los elementos ‘malditos’ del año que está terminando. De forma indirecta, las marcas perdieron la confianza de sus consumidores.

La publicidad en mínimos.

Si a eso se suma que los consumidores están muy hartos de las marcas y de su publicidad en internet y que están convencidos de que las compañías solo quieren vender a toda costa, se puede comprender por qué las relaciones entre unos y otros son cada vez más y más tirantes y por qué las marcas tienen un largo camino que recorrer para mejorar lo que han lastrado en el año saliente.

Si lo que buscan es llegar al tope de hace unos años en cuanto a confianza se refiere, deben de emprender la labor desde ya, no es imposible pero tampoco será fácil ganarse de nuevo la confianza de los usuarios o consumidores en la red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *