Que debemos comer para pasar el calor.

El calor hace que disminuya el apetito a la hora de comer en verano. Las altas temperaturas nos vuelven más perezosos a la hora de entrar en la cocina. Por eso surgen las dudas acerca de qué debemos incluir en nuestra dieta estival para que sea saludable.

El calor invita a tomar alimentos frescos. Frutas, verduras y elaboraciones sencillas en formas de sopas frías y ensaladas. Pero también es temporada de playa, de cañitas, de aperitivos, de barbacoas… ¡disfruta de los alimentos del verano!

El verano es una de las estaciones en las que más cambiamos… no solo nuestra dieta, sino también nuestra forma de comer. En primer lugar, tomamos otros tipos de comida y alimentos para combatir el calor y las altas temperaturas. Pero además el verano es el periodo vacacional para la mayoría de nosotros: es la época en la que viajamos, unos a la playa, otros al campo, pero siempre con un denominador común: las costumbres se relajan, nos damos más caprichos, salimos más…

En general, durante el verano es recomendable beber una mayor cantidad de líquido: agua, por supuesto, pero también zumos, así como tomar frutas ricas en agua. Nos ayudarán a rehidratarnos, y aunque el tiempo nos llame a tomar una cervecita, una sangría o un tinto de verano… es conveniente ser moderado. También es aconsejable q apostar por los alimentos frescos, en particular frutas y verduras, que son ricas en agua, vitaminas y minerales.

Las frutas del verano.

A principios de verano es la época del albaricoque… que se va terminando en agosto. Justo cuando comienza la temporada de los higos. A su vez, el verano es la época de las cerezas, el aguacate, las ciruelas, los kiwis, los mangos, las manzanas, las nectarinas, las paraguayas. Aunque las frutas ‘reinas’ del verano son

Melón: Una fruta refrescante para el verano que ayudará a evitar la deshidratación. Además tiene vitaminas A y C, además de ser un poderoso antioxidante. El melón aporta vitaminas, hidrata el cuerpo y tiene un sabor dulce muy refrescante que lo hace ideal durante los calurosos días del estío. Además es muy versátil en la cocina.




Sandía: ¡Pura hidratación! Esta fruta es agua pura… con gran cantidad de vitamina C, vitamina A, potasio y magnesio, lo que hace de esta fruta un estupendo postre para el verano que nos refrescará, nos ayudará a mantenernos hidratados, a mantener el peso a raya. Pero, además, la sandía contiene presenta también licopeno y beta-carotenos… lo que le hace un excelente alimento para luchar contra los radicales libres que dañan nuestras células.

Melocotón: bajo la aterciopelada piel del melocotón… se esconde una fruta rica en vitaminas, con alto poder antioxidante, elevado contenido en potasio y bajo en sodio, mucha fibra y muy poco azúcar.

Las verduras del gazpacho.

En verano, es la temporada de la berenjena, los calabacines, las judías verdes, lechugas, nabos, la patata nueva…. pero sobre todo, es el mejor momento de todas las verduras necesarias para hacer un buen gazpacho: tomate, pepino, cebolla y pimiento. Así que ya sabes…. a refrescarse con un buen tazón de gazpacho.

Carnes y pescados…. ¡el momento de las sardinas!

El verano es el mejor momento de pescados azules como el boquerón y la sardina. Se trata de pescados ricos en ácidos Omega 3 muy beneficiosos para la salud. Pero sobre todo, son sabrosos, saludables, económicos… e ideales para tomar al aire libre, a la brasa o a la parrilla. El verano también es el mejor momento del atún y del bonito… un bonito con tomate, que se puede tomar fresco… es ideal en estas calurosas fechas. Respecto a las carnes, la del conejo es una excelente carne para el verano, nutritiva, baja en grasa y muy versátil en la cocina. En estas fechas una elaboración ideal es escabechada.

Alimentos a evitar.

Que no debas variar la estructura de la dieta, ni el número de comidas que debes tomar al día… no quiere decir que debas tomar a la hora de comer un gran plato de fabada asturiana, o un cocido madrileño completo… con sus tres vuelcos. A menos, claro está, que quieras pasar un mal rato.

En verano se puede comer de todo, pero de otra forma. Evita las comidas muy pesadas, los guisos de legumbres con carnes, los platos muy calientes… como por ejemplo sopas, las grasas, los quesos fuertes, los cortes de carne roja con más grasa…  Simplemente, busca quesos más suaves o quesos frescos, prepara cremas de verduras frías o sopas templadas, legumbres en ensalada y salteadas, cortes de carne magra… como ves, no se trata de eliminar alimentos.

Las frutas, el agua no pueden faltar en nuestra alimentación diaria durante estos días de verano. Es la manera mas fácil de ofrecerle al cuerpo los ingredientes necesarios para enfrentar la ola de calor que nos espera. (Leer nota completa) 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *