Madres empresarias

En el día de las madres queremos destacar ese  trabajo constante de aquellas mujeres que son emprendedoras, y llevan a sus hombros la  difícil labor de gestionar un hogar. Tarea nada fácil,  la cual no hay academia que enseñe como hacerlo.

Miles de mujeres pasan por momentos muy difíciles a diario, que creen que el mundo se les acaba, por diferentes motivo como: económicos, afectivos o de salud, pero siempre encuentran una luz de esperanza y de deseos de forjar un nuevo destino.

Hoy queremos compartir un artículo que nos ha compartido una colaboradora que consideramos que es perfecto para desearles a todas las madre un  feliz día de la madre.

La vida es compleja. Al menos eso es lo que piensas cuando te sientes agobiada y no sabes por dónde tirar.

Te pasas todo el tiempo corriendo de un lado para otro, con prisas, con mil obligaciones, con tensiones, con problemas… sin tiempo para pensar con claridad. ¿O quizás lo provocas tú misma?. ¿Sientes que estás atrapada en una vida que no te deja ser tú misma?.

Lee atentamente y te contaré Los 5 Frenos Que Te Impiden Ser Auténtica:

Freno nº 1:
Te sometes a obligaciones autoimpuestas.

Expresiones como “Tengo que…” o “Debería…” seguro que te resultan muy familiares. Si te paras a pensar gran parte de estas obligaciones no son en absoluto importantes. Podrías posponerlas, podrías encargarlas o incluso podrías no hacerlas nunca y no pasaría nada.

Freno nº 2:
Has crecido pensando que tienes que llegar a ser algo en la vida.

Y esto no está mal si la decisión la has tomado tú misma. El problema está en cuando crees que debes llegar a ser lo que otros quieren que seas, lo que les ilusiona, o lo que les hubiese gustado ser a ellos. Te dejas influenciar por el entorno de manera que te reprimes y no permites salir a tu yo más sincero y auténtico.

Freno nº 3:
Te cuesta decir NO.

No te permites el lujo de sentirte libre para decidir si quieres o no hacer algo. Te desvives por complacer a los demás y te olvidas de que pones a los demás por delante de ti misma, lo que crea un conflicto en ti. Unas veces por sentirte en la obligación de hacerlo. Otras veces por recibir el reconocimiento de los demás y así sentirte querida. La cuestión es que te sometes a los deseos de los demás y dejas de ser libre.

Freno nº 4:
Quieres evolucionar pero no sabes cómo.

Tienes muchas inquietudes y deseos de crecer como persona pero te sientes impotente al ver que no se cumplen. Vives con proyectos y sueños pendientes, pero jamás los llevas a cabo porque estás secuestrada por un miedo a fracasar que te paraliza cada vez que intentas dar el primer paso.

Freno nº 5:
Reprimes tus sentimientos y tus emociones.

Enseñas a menudo la parte políticamente correcta que tienes, y escondes tus sentimientos. Reprimes tus pensamientos y tus acciones. Temes al qué dirán, al qué pensarán de ti si enseñas esa cara escondida que tienes, de manera que el modo en que te comportas no corresponde a lo que verdaderamente eres ni a cómo te sientes.

Todo esto hace que al final vivas con una insatisfacción permanente ante la incoherencia entre lo que eres, lo que piensas y lo que haces.

No te atreves a ser TÚ.

Párate un momento y reflexiona. Piensa con el corazón y siente quién eres realmente, qué quieres para ti, cuáles son tus valores, cuáles son tus objetivos y tus metas, cuáles son tus sueños, etc…

Es el momento de dejar salir tu yo más auténtico.

Es el momento de mostrarte ante los demás tal como eres, de no temer a lo que pensarán de ti, qué opinarán o si te juzgarán, de vivir la vida que deseas, de decidir por ti mismo, de respetarte. En definitiva, de atreverte a ser tú.

Leave a Comment