El Big Data, ofrece nuevas oportunidades de negocios.

El increíble fenómeno de la información que se genera en internet nos pone de manifiesto los miles de millones de datos entre tuits, búsquedas de Google, entradas en Facebook o vídeos de YouTube, información de gran relevancia que nos obliga a hacer uso de ella en nuestro día a día. El poder estructurar y analizar esta información permite tomar las decisiones más acertadas para las empresas y entender de una manera más eficiente las necesidades que nos plantea el  mercado.

El big data se entiende como la gestión y análisis de grandes cantidades de información que puede o no estar estructurada. La conversión de estos datos en información útil, facilita la toma de decisiones en las empresas. Es por ello que una buena arquitectura de datos, ayuda obtener una lectura más acertada del mercado respecto a los productos o servicios que se ofrecen.

El sector empresarial con los cambios generacionales en los diferentes modelos de gestión, se ha visto obligados a cambiar y acoplarcen a las nuevas tendencias, que aportan un sinnúmero de acciones que benefician de manera directa todos los procesos productivos.

La estructuración acertada de la información acompañada de la veracidad y velocidad con que se actúa, son puntos fuertes, ya que las soluciones  del Big Data permiten recibir y procesar los datos con rapidez, lo que agiliza la toma de decisiones. El poder ahorrar  tiempo no implica que la información no sea real ni que vaya a traer consecuencias negativas en los datos obtenidos. Es el tiempo de romper el paradigma de creer que todo se sabe, sin un previo análisis. “La confianza, calidad y fiabilidad de la información resultante son sólo algunas de las ventajas que tiene el Big Data para una correcta gestión empresarial”, que permite gracias al análisis de la información encontrar oportunidades de negocio donde antes no se detectaban.

Diferentes sectores empresariales en encontrado un apoyo en esta nueva tecnología, el poder analizar a fondo el comportamiento del cliente, sus hábitos de consumo, necesidades gustos y disgustos, contribuyen a la hora de perfilar la estrategia de marketing, el poder dar el salto,  de los datos básicos de análisis, a toda la información que permite extraer  el Big Data, sectores como la salud, editoriales, turismo, hosteleria, formacion, ocio, banca, agrícola, han incursionado en esta nueva tecnología obteniendo grandes beneficios.

Gracias a este fenómeno ha surgido una nueva profesión: la de analista de datos. El perfil del candidato más demandado por las empresas suelen ser personas con formación en las áreas de las Matemáticas, Estadística, Marketing, Informática o Telecomunicaciones. Perfiles que no son nada fáciles de encontrar, ya que aún se carece una formación a fondo sobre el tema.

La dinámica con la que cambia el mundo ha sido de gran notoriedad, en los últimos 25 años la humanidad ha pasado de las páginas web estáticas, a un entorno digital de gran movilidad y social. en el cual se pueden controlar y monitorizar los objetos que están a nuestro alrededor a través de un smartphone o una tablet, y esto gracias al internet de las cosas (IoT) concepto que adquiere mas y mas relevancia a la hora de integrar nuevo día a día con los dispositivos tecnológicos de uso cotidiano que se conectan a Internet a través de redes inalámbricas que suministran infinidad de datos para su seguimiento y control. Gracias a este fenómeno IoT las marcas pueden determinar de manera más acertada los diferentes problemas de sus consumidores.


Gracias al IoT, las marcas pueden conocer cuáles son los diferentes problemas de los  consumidores al mismo tiempo que ellos o incluso antes. Circunstancia que no sólo facilitará crear propuestas de productos y servicios más personalizados, también permitirá modificar los diferentes procesos empresariales que se consideren que requieren cambios. Esta nueva tecnología traerá como consecuencia la desaparición de algunos puestos de trabajo y la creación de otros con reinados por personal cualificada para dicha labor.

La avalancha en el mercado en los últimos años de diferentes dispositivos móviles garantizan la creación de una amplia base de datos de clientes, productos y servicios. Información que interpreta de manera correcta,  aportará a diferentes sectores grandes oportunidades de innovación.

Dentro de todos los sectores que han ido integrando sus procesos productivos al Big Data, se relacionan  algunos como:

Turismo. El concepto Big Data empieza a introducirse en el sector turístico ligado directamente a la gestión de la información y del conocimiento de las empresas y destinos. Aprovechar las oportunidades que presenta este nuevo escenario es un reto que exige no sólo una adaptación tecnológica, sino también una mejora en los procesos de gestión de la información.

Infraestructura: Seguimiento y control de semáforos, puentes o vías (tanto de carácter urbano como rural), detección de cambios en las condiciones estructurales, respuesta inmediata en emergencias, mejora de la calidad, etc.

Medio Ambiente: Optimización de recursos a la hora de prevenir y mejorar la eficiencia. Por ejemplo, estableciendo un control de calidad del aire o del agua, de las condiciones atmosféricas o del suelo.

Industria y producción en masa: Programación de actividades de reparación y mantenimiento, control y gestión centralizada de procesos, optimización de la cadena de producción o respuesta rápida a las demandas de producto.

Energía: Monitorización remota del consumo energético, almacenamiento inteligente, sistemas de detección y actuación, optimización del consumo energético, etc.

Medicina y salud: En este caso pueden utilizarse dispositivos para proporcionar datos operativos a tiempo real, habilitar sistemas de notificación de emergencia y vigilancia remota o supervisar y asegurar el bienestar general de personas mayores o con enfermedades crónicas.

Logística y Transporte: Seguimiento de los sistemas de transporte que incluyan al vehículo, conductor e infraestructura, control del tráfico inteligente, elección del estacionamiento, implantación de sistemas de cobro electrónico de peajes, gestión de logística y flota o asistencia vial y seguridad.

Entretenimiento: Mejora y creación de sensores en dispositivos móviles, tecnologías de realidad virtual o consolas con sensores de movimiento que sirvan para mejorar la experiencia del usuario.

El Internet de las cosas (IoT) facilita muchos procesos, pero para la buena gestión se requiere de una buena estructura y es necesario prestar el máximo de atención a la seguridad de los datos almacenados. Esta nueva tecnología aporta grandes ventajas y oportunidades que realmente justifican la labor, aportan eficiencia a nuestra vida cotidiana.

Aunque parezca fácil, el Internet de las cosas requiere una estructura tremendamente compleja, además de una especial atención a la seguridad de todos esos datos almacenados. Sin embargo, sus ventajas y oportunidades hacen que merezca la pena: añaden eficiencia a nuestra vida, su aplicación no es excesivamente cara, abre nuevas oportunidades de negocio y mejora los procesos de trabajo existentes.

Es necesario integrar todos nuestros procesos productivos a esta nueva tecnología, que se convertirá en una forma de vida y de trabajo, la cual va necesitar estar preparado para enfrentar un mundo inteligente que  llegará a los 200.000 millones de dispositivos conectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *