Como será el empleo del futuro?

Trabajar desde casa, en pijama, tomando un café o en una terraza, son algunas de las tendencias del empleo del futuro.

Esta acción no será para una empresa, será para tales empresas. En un futuro muy  cercano  donde tus titulaciones profesionales  se basarán   más en  la capacidad  y  el   conocimiento,  y   no importaran  tanto tus certificaciones y títulos. El saber hacer será fundamental y  tu jefe será la “Red Social”

Es  el escenario  actual,  aunque  para algunos aún  lo juzguen    de   ciencia ficción, para   muchos  es su realidad diaria. El autoempleo crece  en todo el mundo y   al amparo de la tecnología surgen  a diario   nuevos  modelos de negocio  con  necesidades   laborales distintas, tanto que algunas no existían hace unos años. Como por ejemplo ¿Qué plan   de   estudios    universitarios   contemplaba al community manager?

Pues ese es uno de los riesgos actuales,  estar estudiando no se sabe para qué trabajo   como   ponía   de  manifiesto un reciente estudio según el cual el 75% de las 500 mayores empresas del año 2020 aún no existen. A  esta incertidumbre, los hay que todavía añaden   más  ingredientes, ya que “Poco    importarán tus títulos o lo que ponga en un papel, sólo interesará lo que de verdad sabes hacer y querrán que lo demuestres” una tendencia del panorama de lo que será el mercado laboral a 5 o 10 años vista. 

El Internet de las cosas.

“Todo pasa por estar conectado, desde el coche hasta el frigorífico, y por un mundo sin  fronteras. Esto significa que podrán encontrar al mejor profesional en cuestión de segundos y  en cualquier parte del mundo.

El Freelance   se   caracterizara   por   su dinámica  y  su   reputación Online, como activo mayo preciado en el futuro.

La prueba   de esta buena gestión será su comunidad digital.  En la actualidad  hay más de 100 millones de personas las que ya ejercen el teletrabajo en Estados Unidos.  “Y eso  de que lo que pasa en las Vegas se queda en las Vegas, ya no vale”. Ha llegado la revolución de la comunicación digital.

Bay Bay, trabajo físico.

Todos estos cambios también  se  hacen  notar en los perfiles laborales, que se van adaptando a la nueva dinámica.

Algunos de los que hoy se demandan no existían hace años y viceversa. “Yo entrené duro para ser  vigilante de la playa y  ahora  resulta   que es   un dron el que rescata del agua a los bañistas” es uno de los ejemplos actuales a los que nos enfrentamos en el día a día.

El coworking.

Igualmente los espacios laborales están llamados a la reconversión. Al crecimiento de freelance y autónomos se suma la tendencia a compartir espacios de trabajo al modelo coworking.

Con esta nueva figura “No sólo ahorra en gastos de inmueble sino también se gana en feedback”

El  empleo del  futuro se  basa   por  la externalización de servicios y   por la  contratación de los mejores trabajadores a   buen  precio, como  si  fuese  un   marketplace profesional”.

Con este fenómeno los títulos académicos y la larga experiencia en una empresa realizando la misma actividad no será un candidato atractivo, ya que se optara por aquellos que han acumulado experiencia en diferentes entornos.

La innovación como herramienta de éxito.

Dentro de todos los sectores que han ido integrando sus procesos productivos al Big Data, se relacionan  algunos como:

Turismo. El concepto Big Data empieza a introducirse en  el sector turístico ligado directamente    a   la   gestión    de    la información  y  del conocimiento de las empresas  y  destinos. Aprovechar las oportunidades  que presenta este nuevo escenario  es  un  reto que exige no solo  una adaptación tecnológica, sino también una mejora en los procesos de gestión de la información. 

El poder de la información.

En un  futuro no muy lejano el poder contar con la  información precisa de los diferentes sectores   empresariales será uno de los mayores activos, por  no   decir  el   más importante.

El poder determinar el comportamiento de una comunidad  en especial, sus gustos, tendencias y temores, permitirán  tener un mayor acierto a  la  hora  de  la  toma de decisiones.

Esto  conllevara a la creación de nuevos perfiles  laborales ya que van a requerir profesionales capaces de interpretar  y    llevar a la práctica todos estos datos.

Según un  informe de Adecco 2015 el cual habla de un crecimiento del 4,5% de la oferta laboral  y de que el 43,5% de las ofertas   exigían, como requisito mínimo, titulación universitaria. Otro de los puntos señalaba que   el   77% de las  empresas reconocen   que   la     experiencia  es    fundamental para conseguir a su candidato ideal pese a que   el  mayor número de ofertas     lanzadas     iban    dirigidas  a  jóvenes de entre 26 y 30 años.

En   este  nuevo entorno laboral los perfiles universitarios más demandados son los de ADE, (Administración de empresas) gracias a su versatilidad, y las  ingenierías, sobre todo informática.

Pero no todo es maravillosos existen causas por las cuales se v descartar un candidato y básicamente   se  basara  por la  falta de conocimiento real de idiomas, perspectivas de retribución superiores a las ofertadas y resistencia a la movilidad. Por el contrario, se valoran cada vez más el compromiso con la  empresa, acomodación al cambio y la iniciativa generadora de ideas dentro de la compañía (intraemprendimiento), además de apreciar habilidades técnicas y el manejo de las redes sociales.

Leave a Comment