Que es la Lista Robinson?

Seguramente con la entrada en vigor del nuevo reglamento de protección de datos RGPD, se ha escuchado con más frecuencia hablar de La Lista Robinson. Pero seguramente no sabéis de que se trata y cuál es su objetivo.

Que es la lista robinson? un servicio gratuito gestionado por la Asociación Española de Economía Digital que tiene una finalidad de lo más interesante: reducir la cantidad de publicidad no deseada que reciben los usuarios siempre desde el punto de partida del nombre de este. Así, lo que se busca en especial es acabar con todo tipo de notificaciones desde emisores que nunca han tenido contacto o relación con este.

El uso de la mencionada lista es totalmente gratuito y su funcionamiento se basa en la Directiva 95/46/CE donde se rigen los tratamientos de datos con fines publicitarios de carácter personal. Además, esto queda plasmado en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de diciembre del año indicado y el Real Decreto 1720/2007 del 21 de diciembre. En ambos casos, lo que se busca es proteger las libertades públicas de las entidades y los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Es un servicio gratuito de exclusión publicitaria, a disposición de los consumidores, que tiene como objetivo disminuir la publicidad que éstos reciben.

El fomento del legítimo ejercicio de dichas actividades debe conciliarse necesariamente con el respeto al derecho a la protección de datos de las personas.

Por ello resulta necesaria la búsqueda del equilibrio entre el derecho a la protección de datos y el legítimo tratamiento de los mismos.

Esto queda plasmado en la normativa vigente: Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales. Su objetivo principal es proteger las libertades públicas de las entidades y los derechos fundamentales de los ciudadanos, estableciendo unas obligaciones para toda entidad que realice tratamientos de datos de carácter personal.

Asimismo, en lo que se refiere a las comunicaciones comerciales realizadas a través de llamadas telefónicas, correo electrónico, sms o equivalentes, es necesario tener en cuenta lo dispuesto en la Ley 32/2003 de 3 de noviembre, General de Telecomunicaciones y la Ley 34/2002 de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico.