Llevar al perro con abrigo no es una horterada

Los canes deben hacer deporte en invierno. Los cachorros, los mayores o los que tienen poca grasa corporal han de ir ‘vestidos’.

La llegada de diciembre y su inminente descenso térmico ya es una realidad y no debe olvidar que su perro o gato también necesitan protección contra el frío.

Jorge Goldberg, cofundador de Tiendanimal cuenta que para evitar que los canes acusen el cambio de temperatura “lo ideal es sacarles a pasear con ropa de abrigo”, especialmente si “están enfermos, son mayores o cachorros. También si tienen poca grasa corporal o su pelo es corto”, añade Alma González, voluntaria en Animales con un Nuevo Rumbo (ACUNR). El experto de Tiendanimal explica que a la hora de elegir un abrigo para su amigo «lo más cómodo será la ropa que se pueda abrir y cerrar por la parte de abajo».

Pero, ¿y en casa? “Una manta no puede faltar. Será un sitio genial para acurrucarse y para que pueda arroparlo cada vez que se acomode”, apunta Goldberg y añade que en el mercado también hay “cunas y almohadillas calefactoras” para los perros y para los felinos “hamacas que se pueden colgar de los radiadores”. Pero, también es importante tener en cuenta la ubicación y las características de la cama del animal. “Lo mejor es que tenga entre cuatro y cinco centímetros de grosor o de ocho a diez si la temperatura es muy fría” y siempre debe ubicarse en un espacio “libre de corriente”.

Alma González puntualiza que el mejor refugio para los animales es el hogar familiar, que tanto en los meses más fríos como en los más calurosos se debe velar por el bienestar de perros y gatos, impidiendo que éstos permanezcan a la intemperie. Si no es posible, habrá que buscar el refugio que “le proporcione aislamiento”, explica Goldberg.

Alimentación en invierno

Ambos expertos coinciden en que no es necesario aumentar la ingesta calórica de los animales, en el caso de que vivan en casas junto a sus dueños. Por su parte, el cofundador de Tiendanimal sí apunta que se pueden dar suplementos nutricionales con el fin de “fortalecer sus defensas”. La situación cambia con aquellos que habitan en protectoras, al pasar más frío tienden a perder peso si no se incrementa la cantidad de calorías ingeridas, por eso “se les intenta dar un pienso de mayor calidad y contenido proteico y en casos en los que las temperaturas sean muy bajas incluso se mezcla el pienso con arroz u otras comidas”.

Respecto al agua, Goldberg señala que es mejor que “esté a temperatura ambiente” y advierte de que hay que tener cuidado si se intenta hacer que entren en calor dándoles bebidas calientes, “la mayoría de perros y gatos no están acostumbrados a tomar alimentos calientes una vez que han pasado la etapa de lactancia”.

No olvide que pese al frío, el deporte es fundamental para la salud de su amigo. Las propuestas de Goldberg para que perros y gatos se mantengan en forma en días lluviosos o demasiado fríos son: “Juguetes interactivos y de inteligencia”. Además, los animales no tienen pereza, el experto reconoce que si van “bien abrigados es probable que no quieran volver a casa”.

Recomendaciones navideñas

Evite la tentación de convertir a su mejor amigo en un comensal más, no todos los alimentos son buenos para él. “Podemos destacar como perjudiciales: las uvas, el chocolate, productos con lactosa, huesos, espinas, el alcohol, la cebolla y el ajo. También el aguacate, el café, el xilitol, la sal o las nueces de macadamia, entre otros”. Pero siempre habrá dulces especiales para perros y gatos de diversas marcas que permiten darle un capricho sin poner en riesgo su salud. Jorge habla incluso de calendarios de adviento con golosinas para su fiel amigo.

Otra de las dudas que puede asaltarle es si su compañero contemplará de buen grado los elementos decorativos característicos de esta fecha. El cofundador de Tiendanimal dice que sí, “siempre que se tengan en cuenta algunas precauciones. De forma general, hay que evitar que los objetos de pequeño tamaño estén a su alcance. Si hay un gato en casa y no es la primera Navidad con él, seguramente habrá comprobado que el árbol es su perdición. Hay que sujetarlo bien para evitar que se caiga durante sus aventuras en las alturas y evitar adornos de cristal que se puedan romper al caer”.

Los animales acusan los cambios y también pueden sufrir estrés ante situaciones poco comunes para ellos, como cenas con muchos invitados y el estruendo de los petardos. “Si se detecta que la mascota sufre estrés cuando hay mucha gente en casa o tiene pánico a los ruidos es recomendable acudir a un especialista en comportamiento animal para que evalúe el caso y dé las pautas para ayudarle”. Pero también hay productos, según apunta Goldberg, que se suelen usar en este tipo de terapias «hechos a base de la feromona de apaciguamiento canino, productos naturales como las flores de Bach e incluso accesorios como las camisetas-antiansiedad para perros que buscan reconfortarles». González también dice que una buena opción es “crear al animal un sitio o guarida donde esté resguardado del bullicio y el trasiego de la gente”.

Fuente: LAURA DÍEZ – www.elmundo.es