El Big Data en el sector turístico.

En los últimos tiempos se ha venido hablando del fenómeno el Big Data, concepto asociado al tratamiento y análisis de grandes volúmenes de datos digitales, cambiará “gradual y radicalmente los negocios turísticos y las formas de relación de las empresas con sus clientes”. Esta herramienta de gestión se implantará en el corto plazo en la industria turística.

La nueva era de la información obliga a grandes cambios estructurales en el uso de la información, llegando a convertirse en un activo de gran valor que abre nuevas oportunidades para el turismo. “Big Data reforzará aún más el papel del turista que estará cada vez más situado en el microscopio de las empresas.

las empresas turísticas cambiarán la manera de transmitir la información,  los turistas  de igual manera percibirán la información bajo otros formatos “los nuevos destinos inteligentes, concebidos como auténticas redes colaborativas de agentes conectados por flujos de información”.

De este modo, “los entornos conectados van a impulsar la redefinición de conceptos como el de oferta complementaria”. Así, la gestión inteligente del Big Data permitirá “que puedan recrearse de una manera casi instantánea a los ojos de los turistas, servicios que hasta ahora parecían invisibles. Y todo ello sin grandes procesos de producción”.

El turismo es un sector intensivo en información ya que los proveedores en general han dispuesto de muchos datos, pero con déficit de conocimiento, los ordenadores procesan miles de millones de datos cada vez en menos tiempo.

Aún así, el Big Data no está exento de riesgos. Es por ello que estas innovaciones se lleven a cabo “sin menguar el respeto por la privacidad de los datos personales, un derecho que no puede arrumbarse”.

Se reivindica el Código Ético Mundial del Turismo de la OMT (2001), que garantiza la confidencialidad de los datos sobre los turistas, especialmente cuando se almacenan en soporte electrónico. Otra de las sombras que acechan al Big Data es la existencia de cierto escepticismo en el sector turístico sobre el valor de sus resultados. Sin embargo,  considera que “éste es un camino sin retorno”.

La industria turística debe de entender  acercarse “con prudencia pero con ambición” al Big Data ya que “es necesario “incorporar en estas tareas el nuevo talento existente en el mercado, para dar significados solventes y expertos al conjunto de la información analizada.

Leave a Comment