Como activar las hormonas de la felicidad según Harvard

Como activar las hormonas de la felicidad según Harvard

Si quieres ser más feliz, estos dos hábitos súper simples van a ayudarte, lo dice la ciencia.

¿Qué es la felicidad? Esta es la pregunta a la que desde el ámbito de la filosofía se ha intentado dar respuesta a lo largo de la historia. Pero no es el único campo de estudio afanado en esta labor, sino que se ha sumado otro dispuesto a determinar qué nos conduce o qué nos aleja de la felicidad: la ciencia.

¿Cómo puedo ser feliz? ¿Qué son las hormonas de la felicidad? ¿Se pueden activar? La Universidad de Harvard responde.

Qué son las hormonas de la felicidad y cómo influyen en nuestra calidad de vida

Las hormonas se producen en varias glándulas del cuerpo y funcionan a modo de mensajeros químicos una vez se liberan en el torrente sanguíneo. De este modo, juegan un papel crucial en nuestro organismo, no sólo actuando sobre órganos o tejidos específicos, sino también influyendo significativamente en cómo nos sentimos.

Precisamente, algunas de estas hormonas están muy vinculadas con las emociones y el estado de ánimo y se las conoce con el sobrenombre de “hormonas de la felicidad” debido a la sensación de alegría y euforia que producen.

Stephanie Watson, ex editora ejecutiva de Harvard Women’s Health Watch, especificaba en una publicación de la Harvard Health Publishing cuáles son estas cuatro hormonas de la felicidad: “Dopamina, serotonina, endorfinas y oxitocina”. Y apuntaba: “Puedes aumentar los niveles de estas hormonas con algunos cambios simples en el estilo de vida, como dieta, ejercicio y meditación, y posiblemente mejorar tu estado de ánimo en el proceso”.

Cómo activar las hormonas de la felicidad: dos hábitos súper sencillos

Harvard lleva décadas estudiando la felicidad. De hecho, la prestigiosa universidad puede estar orgullosa de firmar el Estudio sobre el Desarrollo Adulto, dirigido por Robert Waldinger (catedrático de psiquiatría en la Facultad de Medicina de Harvard), en el que se recopiló información de 724 participantes de todo el mundo desde 1938 para intentar dar respuesta a por qué somos más o menos felices.

Pues bien, a través de las publicaciones de la Harvard Medical School, hemos encontrado dos formas muy sencillas de activar las hormonas de la felicidad que no vamos a dejar de poner en práctica este 2024. ¿Quieres ser más feliz? Pues interioriza estos dos hábitos para aplicarlos a diario.

Realizar ejercicio físico activa las hormonas de la felicidad

El aire fresco y el ejercicio son una poderosa combinación que mejora el estado de ánimo. Caminar, andar en bicicleta, correr y otras actividades aeróbicas liberan hormonas que mejoran el estado de ánimo y que pueden reducir el estrés y conferir una sensación de bienestar”, apunta el personal de la HHP. ¿Y dónde está la clave? Pues en una de las hormonas de la felicidad: la serotonina.

De hecho, en la publicación de la Facultad de Medicina de Harvard especifican: “cuando los músculos se contraen en un patrón repetitivo, como lo hacen cuando caminas, nadas o realizas actividades como el yogaaumentan los niveles de una sustancia química cerebral llamada serotonina, una de las cuatro hormonas clave para sentirte bien.

Los niveles más altos de serotonina se asocian con un mejor estado de ánimo. De hecho, un estudio encontró que sólo 90 minutos a la semana de actividad proporcionaban mejoras en el estado de ánimo similares a las de un antidepresivo” puntualiza.

Abrazarnos estimula las hormonas de la felicidad

Tras el exhaustivo estudio de la felicidad que recoge datos desgranados a lo largo de 85 años, Robert Waldinger apuntaba en una charla TED a la importancia de las relaciones sociales a la hora de ser felices. Sobre todo, de establecer vínculos sólidos, estables y de calidad. Algo que no sólo influye en nuestra felicidad, sino que incluso podría augurarnos una mayor longevidad.

Pues bien, derivado de esos vínculos sociales, existe un sencillo gesto que aumenta los niveles de oxitocina la llamada hormona del amor— según la ciencia: abrazarnos. Los abrazos nos ayudan a fortalecer nuestras relaciones, nos conectan, reconfortan y alivian. Desde Harvard apuntan: “darle un abrazo a alguien conduce a niveles más altos de esta hormona y a una mayor sensación de bienestar”. Y es que esta hormona ayuda a reducir el estrés, promueve la empatía y la confianza y mejora el vínculo social.

Con estos dos sencillos gestos diarios, estamos listas para promover nuestra felicidad desde ya.

Fuente: www.marie-claire.es

Magazin Digital

Magazin Digital

Popup Plugin
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad