Sumo Colombia, frente a una asustada Brasil.

Brasil se complicó sobremanera esta Copa América con una decepcionante derrota ante Colombia. La ‘canarinha’ firmó un partido nefasto y acabó desquiciada con una expulsión de Neymar que podría apartarle del resto del torneo. El gol de Murillo decidió un partido que deja al combinado brasileño contra las cuerdas.

Quedó patente, una vez más, que la dependencia que tiene Brasil de Neymar le aleja de la pelea por los títulos, al menos si no se aprecia un crecimiento de los actores secundarios. La falta de frescura en la creación y el ritmo pausado y previsible de los hombres de Dunga convierten a la ‘canarinha’, demasiado a menudo, en un equipo vulgar. Lo fue en el primer tiempo ante Colombia, que con un poco más de interés e intensidad mereció irse al descanso con la ventaja que permitió Murillo.

El próximo central del Inter de Milán agarró cerca del descanso un balón suelto en el área para poner a Brasil contra las cuerdas. Por si no fuera suficiente, Neymar completó un primer acto para el olvido con una amarilla que le apartaba del último compromiso brasileño en la fase de grupos.

Poco se le puede reprochar al jugador del Barça, que volvió a ser el único con sentido de la responsabilidad, con la intención de ofrecerse cuando vienen mal dadas. Sin embargo, con el pitido final llegó su versión más amarga, la que le convierte en protagonista de tánganas que no llevan a ningún sitio.

Antes, y bajo su reacción, se levantó Brasil en la segunda parte para buscar la remontada. Pudo iniciarse en un error de Ospina que Firmino desaprovechó de manera escandalosa. Un error de los que nutren los ‘zapping’ y que psicológicamente hacen mucho daño.

Fuente. marca.

Leave a Comment