Agoniza la era del todo gratis en las redes sociales: ¿qué opinan los usuarios del “sablazo”?

Agoniza la era del todo gratis en las redes sociales: ¿qué opinan los usuarios del “sablazo”?

 

La percepción de los suscripciones de pago por parte de los usuarios de las redes sociales está claramente a expensas del poderoso caballero don dinero.

 

La cultura de la gratuidad ha estado firmemente imbricada en el ADN de las redes sociales desde hace aproximadamente dos décadas. Sin embargo, la era del todo gratis en las plataformas 2.0 parece estar tocando a su fin o está al menos abocada a convivir con las suscripciones de pago.

Quien primero abrió la veda de las suscripciones de pago en las redes sociales fue Snapchat, que en junio del año pasado levantó el telón de una modalidad premium con un coste de 4,49 euros al mes.

Twitter seguiría la estela de Spapchat en noviembre de 2022 con la entrada en escena del servicio de suscripción Blue, cuyo precio oscila en España entre los 8 y lo 11 de euros.

A la fiesta de las suscripciones terminaron sumándose también el pasado mes de febrero Facebook e Instagram, cuyas tarifas oscilarán entre los 11,99 y los 14,99 dólares.

Las grandes ventajas parapetadas tras las suscripciones que emergen del vientre de las plataformas 2.0 son (o eso juran y perjuran sus responsables) son la verificación y la autenticación como armas (supuestamente infalibles) contra los bots y la desinformación que campan a sus anchas en las redes sociales.

No obstante, y más allá de agasajar a sus usuarios con mayores niveles de verificación y autenticación, el advenimiento de las suscripciones de pago en las redes sociales no deja de ser también una vía alternativa de ingresos para estas plataformas y de brindar contenido exclusivo a la audiencia con el último objetivo de fidelizarla.

Independientemente del objetivo (más o menos loable) solapado a las suscripciones de pago, lo cierto es que su fragorosa irrupción en las redes sociales supone un cambio absolutamente drástico para los usuarios, que deben pagar ahora por servicios que eran otrora completamente gratuitos.

¿Cuál es el sentir de los usuarios a la hora de confrontar la nuevas suscripciones de pago que imperan en las redes sociales? Un reciente estudio publicado por Harvard Business Review proporciona respuestas a esta y otras preguntas.

 

Los usuarios ven sorprendentemente con buenos ojos las suscripciones de pago de las redes sociales (cuando su billetera es abultada)

En la investigación, en la que tomaron parte 1.056 personas, los consultados otorgaron a los nuevos servicios de pago de Snapchat, Twitter, Facebook e Instagram una nota media de 7,38 puntos en una escala de 1 a 10 puntos basándose en su experiencia previa con las ofertas gratuitas de estas cuatro plataformas.

Con una puntuación media de 7,38 puntos, los usuarios de Instagram son los más optimistas. Están permeados igualmente de altos niveles de optimismo los jóvenes menores de 35 años, los usuarios con educación superior y quienes más escorados están hacia la ideología de corte conservador. Y son también este tipo de usuarios quienes más inclinados están a arrojarse en los brazos de las suscripciones de pago.

Por géneros, los hombres depositan particularmente grandes esperanzas en los servicios de pago de Twitter, Facebook y Snapchat, mientras que ambos sexos esperan más o menos lo mismo de la nueva modalidad premium de Instagram.

Consultados, por otra parte, por la manera en que las nuevas suscripciones de pago de Snapchat, Twitter, Facebook e Instagram se ajustan a sus propias necesidades, la media oscila entre los 7,31 puntos otorgados a Facebook y los 7,41 concedidos a Instagram (utilizando una escala de 1 a 10).

Se observan, no obstante, notables diferentes entre los usuarios provistos de educación superior y quienes tienen un nivel educativo inferior. Los primeros tienden a valor mucho más positivamente los servicios de pago de las redes sociales que los segundos.

Si evaluamos cómo valoran los usuarios las tarifas de pago de las redes sociales en base a la calidad que hay solapada a tales tarifas, las puntuaciones medias son de 7,23 puntos para Facebook, 7,28 para Instagram, 7,37 para Twitter y 7,38 para Snapchat.

El estudio coloca asimismo bajo la lupa cómo se aproximan los nuevos servicios de pago de Snapchat, Twitter, Facebook e Instagram al ideal que tienen los usuarios de las redes sociales y las mayores puntuaciones las obtienen en este caso Instagram (7,42 puntos) y Snapchat (7,41) y las más bajas Twitter (7,35) y Facebook (7,32).

La última pregunta con la que la investigación confronta a los consultados es con qué probabilidad se suscribirán a los nuevos servicios de pago de las redes sociales. Snapchat obtiene la puntuación más alta (7,27) seguida de Instagram (7,21), Facebook (7,16) y Twitter (7,14). Y nuevamente son los hombres jóvenes con educación superior y de ideología conservadora los más prestos a rascarse el bolsillo por las modalidades premium de Snapchat, Twitter, Facebook e Instagram.

Del informe se colige que la percepción de las suscripciones de pago por parte de los usuarios de las redes sociales está claramente a expensas del poderoso caballero don dinero. Y son los usuarios con la billetera más abultada quienes están más prestos a abonar (más o menos sin rechistar) las tarifas de las modalidades premium de Snapchat, Twitter, Facebook e Instagram.

 

Fuente: Marketingdirecto

Magazin Digital

Magazin Digital

Popup Plugin
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad